Las Cloacas del Estado

Definición de Tortura

Posted in Tortura by Nynaeve on 30 enero 2009

De acuerdo con la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos y Degradantes (aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1984), se entiende por tortura “todo acto por el cual se inflija intencionalmente a una persona dolores o sufrimientos graves ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero, información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras. O por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales a éstas”.

Se debe tener en cuenta que la tortura está ligada a las esferas del poder y tiene como finalidad obtener información o castigar física y moralmente. “Tortura quien domina, ante todo a quienes amenazan agrietar las reglas de su sometimiento” .

Ideas similares expresa el psicólogo sueco Charles Westin: “Para quien utiliza la tortura, ésta es un arma -un instrumento- entre otros, con los cuales se lleva a cabo la opresión de los que piensan diferente, de los adversarios políticos, y no poco frecuentemente de las minorías religiosas y étnicas. La tortura es por así decirlo, un instrumento adecuado para el que ejerce el poder. En la perspectiva del poderoso, el acto de la tortura se transforma en algo trivial” . Asimismo, Westin agrega que “la tortura es el acto de infundir terror que efectúa el poder dominante sobre la población. (…) El torturador actúa, en otras palabras, como representante de las fuerzas que tienen la influencia decisiva sobre el aparato estatal, en la sociedad”. Respecto de su finalidad, Westin señala: “La tortura quiebra la identidad personal, pero el objetivo principal es terminar con los movimientos colectivos. Nosotros vemos individuos psíquicamente desgarrados, lo difícil de percibir es el daño contra el movimiento colectivo”.

Marianne Juhler, asesora médica del RCT (Rehabilitation Center for Torture Victims de Copenhague), define como la esencia de la tortura el intento consciente de destruir la personalidad de la víctima; esto se logra aplicando sistemática y permanentemente un tratamiento doloroso y psíquicamente desmoralizante. Este tratamiento se funda en que “el comportamiento del torturador frente a la víctima no coincide con las normas vigentes en lo que respecta al trato social con las demás personas, se suprime toda capacidad de predecir o prever la reacción y los actos de los demás. Con violencia y coacción la confianza se torna en desconfianza, la seguridad en miedo, el respeto propio en sentimiento de vergüenza, la alegría en depresión y el sentimiento de bienestar en enfermedad” . Más adelante, afirma que “el fin de la tortura no es matar a la víctima. La tortura es utilizada por regímenes violentos en primer término como medio de represión. El objetivo de la tortura es precisamente sustituir la personalidad de los individuos que participan de distintas formas en la resistencia contra los regímenes torturadores. Cuando los sobrevivientes son dejados en libertad, se convierten en escarmiento para que los demás sepan lo que puede pasar, si se está en contra del régimen. De esta manera, el efecto de la tortura esparce el temor y la impotencia sobre amplios sectores de la población” . En consecuencia, la tortura se convierte en una pedagogía del terror.

Fuente

Tagged with: ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. rosa said, on 10 junio 2009 at 22:33

    la tortura existe en España en la actualidad y es facilitada y promovida, silenciada, por gentes de diferentes grupos políticos (relaciones de poder) y otras motivaciones mucho más simples. Una posible solución seria la actuación firme y clara de la Justicia, pero cuando existe cierta complicidad…Nunca la solución vandra por la via médica. Les recuerdo los experimentos biomedicos nazis en los campos de concentración.
    Otra cuestión relevante se asocia con lo “sucias” que han sido las últimas elecciones Europeas, en fin

    • Nynaeve said, on 11 junio 2009 at 15:14

      Efectivamente Rosa. No es entendible que los que dicen defender los derechos humanos, obvien algo tan grave, por una táctica política.

      En cuanto a lo de las Europeas, si el gobierno de la nación, los grandes partidos políticos y los medios de comunicación, se consideran con el derecho de ser juez y parte, imagínate lo que no hará el ciudadano de a pie, totalmente mediatizado.

      Esto se puede llamar de todo menos democracia.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: