Las Cloacas del Estado

Carta a la carta de Maribi Arregi. Por Jon Maia

Posted in Euskal Herria, Las Cloacas del Estado, Tortura by denuncia on 30 enero 2009

La carta de Maribi Arregi

 La pasada semana Gara publicó una carta de la hermana de Joxe Arregi (torturado hasta la muerte por la policía española), Jon Maia ha logrado recoger, seguramente, los sentimientos de muchos de los que leyeron esa carta. Reivindicando la memoria de las víctimas de la violencia del estado, explica la función que cumplen en el camino a la democracia. Y parafraseando las últimas palabras antes de morir del propio Joxe Arregi, <<Oso latza izan da>> (ha sido muy duro), Maia deja claro tanto a la familia de Arregi, como a los vascos y hasta los contrarios el mensaje que quierre ahora enviar <<Latza bai, baina es alferrik>> (duro sí, pero no en vano).

 

Hace unos días pudimos leer en estas páginas la carta de la hermana de Joxe Arregi. Una humilde y sencilla carta, como ella decía, pero con una dolorosa carga sentimental, profunda la que en su sencillez, expresa.

 Una sencilla carta en los diarios, no es un micrófono en al auditorio del Kursaal, pero aquí las palabras no valen menos que allí. Las palabras de la madre de Joxe Axrregi, que no fue invitada al acto del Kursaal, las escribió su hija en un papel precisamente el día en que quitaban en Zizurkil a una plaza, el nombre de su hijo asesinado <<Ha sido como matar a mi hijo de nuevo>> Justo el mismo día, moría la madre de Joxe Arregi y Maribi Arregi.

 Pasados unos días y viendo que la persona mencionada en esa carta no ha dado respuesta alguna y ante el silencio activo de instituciones y de los que son agentes oficiales de una política de “víctimas de bando único” , quisierra hacer mi aportación, desde la conmoción que esa carta me produjo y del modo más constructivo posible.

 En mi opinión, los nombres de las personas muertas en manos de, por las manos de la institución de cualquier país no tendrían que tener sólamente el nombre de una plaza. En la medida en que han muerto de manos de una institución pública, deberían aparecer en los libros escolares de ese estado, para que el día de mañana en nuestro pueblo, los que hayan de ser mandatarios tengan conocimiento del horror que un estado puede crear, y para que nunca caigan en el juego en que sua antecesores cayeron. Las generaciones que vengan, los presidentes de mañana, los policías, los cargos y funcionarios públicos en general tendrían que aprender hasta cuánto terror puede causar el uso de la impunidad del uso del poder. Y para que el dolor amargo que el desprecio de todos ellos, no se repita más en ningún otro.

 De veras sería provechoso para todos, que alguna vez se estudiara, por ejemplo, en clase de ética. Evitaríamos muchas víctimas, mucho dolor, mucho terror que puede producir el abuso del poder.

 Los nombres de los muertos torturados, la descrición su proceso de muerte, y las autopsias de sus cuerpos deberían aparecer en las asignaturas académicas para sacar una diplomatura, por ejemplo de medicina, criminología, o psicología. Así, esos casos, que fueran objeto de estudio de lo que el poder puede provocar en los profesionales de la democracia, y materia de estudio de los efectos que la aplicación de los instrumentos usados en esa perversión democrática causan en un cuerpo humano.

 Los nombres y casos de los hechos morir en manos de la institución de cualquier estado deberían aparecer en las materias de estudio de la carrera de Derecho, en la medida que son universidades públicas. Para que se estudien los agujeros negros de la misma legislación construida por esas mismas instituciones públicas y para que sean objeto de investigación de lo que en una democracia, al amparo de la ley, en teoría no debería haber ocurrido, pero ocurrió.

Estudiar los casos de los muertos en aplicación del protocolo legal antiterrorista y tomar medidas para que esto no se repita, sería muy provechoso.

 Los nombres y las muertes de los fallecidos en manos de los funcionarios del Estado, podrían aparecer en un “Centro de Interpretación de la Tortura” que alguna vez habrá de ser levantado en Euskal Herria, para que sirva de lección al mundo llo que miles de hombres y mujeres de nuestro pueblo han tenido que pasar. No solamente una plaza en un pueblo merecen. Para que en el mundo el desprecio, crueldad  y la ruindad  que mostraron hacia ese tipo de víctimaslas instituciones que se tienen por “democráticas” , no se vuelva a repetir, ni aquí, ni en ningún lugar, ya que ahora están de moda los monumentos conmemorativos a “víctimas” y la Memoria Histórica.

 Por desgracia la democracia y las instituciones han acumulado ya los suficientes muertos y torturados como para ser en el mundo, referenciales.

 EN mi opinión, los muertos por la tortura deberían aparecer en más plazas, para que los juegos de nuestros hijos alivien el amargo dolor de aquellas muertes, y sobre todo, en la medida que esas plazas son del pueblo, para que se asuma también el dolor provocado por la miseria de instituciones que también son del pueblo, a modo de esfuerzo público de reparación.

 Esas instituciones u otras que tengan que llegar, algún día deberían hacer todo esto, o algo parecido si quieren dar pasos sinceros encaminados a una verdadera reconciliación. Algún día todas las víctimas deberían tener su reconocimiento, y la sociedad, construir una democracia que no produzca ni una sóla víctima más. Por ahora no lo han hecho, se han limitado a reparar y dar reconocimiento a las víctimas de las que teóricamente no son responsables directos, y las que son las víctimas causadas por las instituciones, siguen en el olvido oficial.

 Maribi, estas dos ultimas palabras son para ti: Los cientos de torturados y muertos por la tortura en manos de los cuerpos represivos de la “democracia” y vosotros, y sus familiates, habeis sido ignorados y apartados de nuevo, como tantas otras veces por los políticos y representantes que se dieron cita en el Kursaal,. Ese acto no ha hecho más que profundizar la herida, y aumentar el dolor. Para vosotros, no hay “Kursaal”, sólo el desprecio de la marginación.

 Es mi opinión, pero, muchísimo más valor que la presencia protocolaria de los profesionales asalariados que elegidos cada cuatro años y de manera interesada allí estuvieron, tiene un solo y sincero abrazo de cualquiera de los que podemos ser torturados también cmo tu hermano. Y más valor que los discursos de los intelectuales que allí estaban incapaces de escribir unas líneas para vosotros, tiene el silencio estruendoso de vuestro hermano muerto..

 Vuestro hermano, a las puertas de la muerte pronunció aquél <<Latza izan da>> (ha sido duro), imposibilitado se salor del agujero más negro de esta “democracia”. “Es duro” decimos ahora también, “ha sido duro” diremos algún día del futuro. Duro sí, pero no en vano.

 Vuestro querido Joxe, y todas las víctimas del terror de la “democracia” de hoy, sois el cemento sobre el que se construirá la verdadera democracia de mañana. Lección para todas las democracias del mundo, y pilar para la democracia en Euskal Herria.

 Y aunque no estuvimos en el Kursaal, a pesar de que en nombre nada menos que de la ética nos quieran hacer desaparecer de las plazas e incluso de la memoria como hicieron ya en el  pasado con otras víctimas que hoy se siguen recuperando, en todo Euskal Herria, somos miles y miles los que estamos dispuestos a trabajar en el camino de una verdadera democracia. Somos miles y miles los que con vosotros, estamos.

 Recibe mi más sincero pesame por la reciente muerte de tu madre, y para ti, un beso, Maribi. <<Laza izan da, baina ez alferrik>> (Ha sido duro, pero no en vano)

 Jon Maia

 

Maribi Arregiren gutuna

Iragan astean Maribi Arregik, Joxe Arregiren arrebak idatzitako gutuna argitaratu zuen GARAk (2008-5-22). Jon Maiak ziurrenik irakurleetako askok gutun hura irakurrita sentitu zutena artikulu honetan biltzea lortu du, hein handi batean. Estatuaren biolentziaren biktimen memoria errebindikatuz, demokraziarako bidean duten funtzio pedagogikoa azaltzen du. Eta hil aurretik Joxe Arregik esandako hitzak parafraseatuz, Maiak argi uzten du bai Arregiren sendiari, bai euskal herritarrei, baita hauen etsaiei ere, bidali nahi dien mezua: «Latza, bai, baina ez alferrik».

Duela egun batzuk Joxe Arregiren arrebaren gutun bat irakurri ahal izan genuen orriotan. Gutun bat, gutun xume eta soila, berak esan zuen bezala, baina sentimendu karga mingarria, oso sakona, adierazten zuena bere xumetasunean.

Gutun xume bat egunkariotan, ez da mikrofono bat Kursaalen, baina hitzek han bezainbat balio dute hemen ere. Kursaalera gonbidatu ez zuten Joxe Arregiren amaren hitzak jarri zituen alabak paperean, hain zuzen ere, Zizurkilgo plazari seme torturatuaren izena kentzean esan zuena: «Nire semea berriro hiltzea bezala izan da». Plazari izena kendu zioten egun berean zendu zen Joxe Arregiren ama.

Egun batzuk pasa dira eta gutun hartan aipatutako pertsonak, herriko alkateak, erantzunik eman ez duela ikusita, erakundeen eta soilik biktimen sektore batekiko politika ofizialean aktibo diren intelektualen isiltasun aktiboaren aurrean, nire ekarpena egin nahi nuke, gutun hark eragin zidan zirraratik, ahalik eta modu eraikitzaileenean.

Nire iritziz, edozein estatuko estamentuen eskuetan eta eskutik eraildakoen izenek ez dute soilik plaza baten izena izan behar beren herrietan. Erakunde publikoen eskuetan hil diren neurrian, erakunde horietako eskola liburuetan agertu behar lirateke, biharko egunean gure herrian agintari izango direnek estatuak sor dezakeen horrorearen berri izan dezaten, eta beraiek beren aurrekoak erori diren joko horretan inoiz eror ez daitezen. Belaunaldi berriek, biharko lehendakariek, poliziek, kargu eta funtzionario publikoek, oro har, boterearen jabetzaren inpunitatearen edo zigorgabetasunaren erabilerak zenbaterainoko terrorea sor dezakeen ikasi behar lukete. Horien guztien mespretxuak zuengan sortutako min lazgarria beste inoiz errepika ez dadin beste inorengan. Benetan probetxugarria izango litzateke guztiontzat noizbait hori irakatsiko balitz, esate baterako, etika klaseetan. Boterearen abusuak sor dezakeen biktima asko, min asko, terrore asko ekidingo genuke.

Torturatuta eraildakoen izenak, haien heriotza prozesuaren deskripzioak eta beraien gorpuen autopsiak diplomatura atera behar duten ikasleen ikasgaietan agertu behar lirateke, esaterako, medikuntzan, kriminologian edo psikologian. Horrela, kasuok, botereak demokraziaren profesionalengan sor dezakeen perbertsioaren ikergai izan daitezen, eta demokraziaren perbertsio horretan erabiltzen den tresneriaren aplikazioak giza gorputzean izan ditzakeen ondorioen aztergai.

Estatuaren edozein estamenturen eskuetan edo eskutik eraildakoen izenak zuzenbide karrerako ikasketetan agertu behar lirateke, unibertsitate publikoak diren neurrian, erakunde publikoek eurek sortutako legedien zulo beltzak azter ditzaten eta demokrazia batean, legearen babesean inoiz gertatu behar ez litzatekeenaren eredu eta aztergai izan daitezen. Legedia antiterroristaren aplikazioan hildakoen kasuak aztertu eta horiek ez errepikatzeko neurri guztiak hartzeak, on handia egingo luke.

Estatuen funtzionarioen eskuetan hildakoen izenak eta heriotzak noizbait Euskal Herriak izan beharko duen Torturaren Interpretazio Zentroan agertu beharko dira, gure herrian milaka euskal herritarrek jasan dutena munduarentzat lezio izan dadin. Munduan, beren burua demokratikotzat duten instituzioek horrelako biktimenganako erakusten duten mespretxurik errepika ez dadin, ez hemen, ez inon.

Zoritxarrez, alor horretan munduan erreferentzialak izateko adina hildako eta mespretxu pilatu dute demokrazia eta erakunde hauek Euskal Herrian.

Nire ustez, torturatuta eraildakoen izenak plaza gehiagotan agertu behar lirateke, gure umeen jolasek heriotza horien samina goza dezaten, eta batez ere, plaza horiek herriarenak diren neurrian, herriarenak diren erakundeen beren miseriak eragindako mina onartu eta kitatzeko ahalegin publiko gisara.

Erakunde instituzional hauek edo berri batzuek noizbait hori guztia edo antzeko zerbait egin beharko dute, benetako konponbidearen bila zuzendutako pauso zintzoak emango badituzte. Noizbait, biktima guztiek beharko dute errekonozimendua eta biktima bakar bat gehiago eragingo ez duen demokrazia eraiki beharko da. Baina oraingoz ez dute egin, ez dute egin nahi.

Maribi, azken bi hitz zuentzat. Demokraziaren baliabide errepresiboen aplikazioan torturatuak eta hilak izan diren ehunka biktima eta zuek, haien senideak, inplizituki baztertuak izan zarete, beste hainbatetan bezala, lehengoan Kursaalen izan ziren ordezkari instituzional eta politiko guztien aldetik. Ekitaldi horrek zaurian sakontzea eta mina areagotzea baino ez du lortu. Zuentzat ez dago Kursaalik, bazterketaren mespretxua baino ez.

Baina nire iritzia da, lau urtetarako hautatuta, beraz, kasualki baina aldi berean interesatuki, han egon ziren soldatapeko profesional guztien presentzia protokolozko horrek baino mila aldiz gehiago balio duela, heriotzaraino torturatuak izan gaitezkeenon besarkada zintzo bakar batek. Eta zuentzat lerro bat idazteko gai ez diren intelektualen hango diskurtsoak baino gehiago balio du, zuen hildakoen isiltasunak berak.

Zuen anaiak «latza izan da» esan zuen heriotzaren atarian, demokrazia honen zulo beltzenetik atera ezinik zela. Latza da, diogu orain ere eta latza izan da esango dugu egunen batean. Latza, bai, baina ez alferrik.

Zuen etxeko Joxe eta gaurko demokraziaren terrorearen biktima guztiak, biharko egiazko demokrazia eraikitzeko zimendua dira ezinbestean. Munduko demokrazia guztientzat lezio eta etorkizuneko Euskal Herriaren demokraziaren oinarri izango dira. Eta Kursaalen egon ez baginen ere, zer eta etikaren izenean gure erakundeetatik eta gure plazetatik desagerrarazi nahi bagaituzte ere, Euskal Herri osoan milaka eta milaka gara egiazko demokraziarako bide horretan lan egiteko prest gaudenak. Milaka eta milaka zuekin gaudenak.

Har itzazu nire dolumin sentikorrenak zuen amaren heriotzagatik eta zuri muxu bat, Maribi. Latza da, baina ez alferrik.

Jon Maia

Carta Original (en euskera)
———————
*Nota del Blogger:A partir de hoy, en memoria de un torturado muerto, este Blog se llamará “Joxe Arregi’ren Plaza”, será mi aportación a la  memoria del producto y muestra de lo que una democracia jamás debe ser, un torrudado hasta morir, y mi respuesta a los políticos que hicieron quitar el nombre y la placa a la plaza dedicada a una víctima de la tortura muerta en manos de la policía “democrática” precisamente el día en que fallecía la madre del muerto torturado, a los 93 años. Vaya en memoria de ella también

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: